6.2.07

Las aventuras de Sherlock Holmes


To Sherlock Holmes she is always the woman. I have seldom heard him mention her under any other name. In his eyes she eclipses and predominates the whole of her sex. It was not that he felt any emotion akin to love for Irene Adler. All emotions, and that one particularly, were abhorrent to his cold, precise but admirably balanced mind. He was, I take it, the most perfect reasoning and observing machine that the world has seen, but as a lover he would have placed himself in a false position. He never spoke of the softer passions, save with a gibe and a sneer. They were admirable things for the observer -- excellent for drawing the veil from men's motives and actions. But for the trained teasoner to admit such intrusions into his own delicate and finely adjusted temperament was to introduce a distracting factor which might throw a doubt upon all his mental results. Grit in a sensitive instrument, or a crack in one of his own high-power lenses, would not be more disturbing than a strong emotion in a nature such as his. And yet there was but one woman to him, and that woman was the late Irene Adler, of dubious and questionable memory.

(Arthur Conan Doyle, "A Scandal in Bohemia", The Adventures of Sherlock Holmes)

*

Para Sherlock Holmes, ella es siempre la mujer. Rara vez le oí mencionarla de otro modo. A sus ojos, ella eclipsa y domina a todo su sexo. Y no es que sintiera por Irene Adler nada parecido al amor. Todas las emociones, y en especial esa, resultaban abominables para su inteligencia fría y precisa pero admirablemente equilibrada. Siempre lo he tenido por la máquina de observar y razonar más perfecta que ha conocido el mundo; pero como amante no habría sabido qué hacer. Jamás hablaba de las pasiones más tiernas, si no era con desprecio y sarcasmo. Eran cosas admirables para el observador, excelentes para levantar el velo que cubre los motivos y los actos de la gente. Pero para un razonador experto, admitir tales intrusiones en su delicado y bien ajustado temperamento equivalía a introducir un factor de distracción capaz de sembrar de dudas todos los resultados de su mente. Para un carácter como el suyo, una emoción fuerte resultaba tan perturbadora como la presencia de arena en un instrumento de precisión o la rotura de una de sus potentes lupas. Y sin embargo, existió para él una mujer, y esta mujer fue la difunta Irene Adler, de dudoso y cuestionable recuerdo.

(Arthur Conan Doyle, "Escándalo en Bohemia", Las aventuras de Sherlock Holmes, trad. Juan Manuel Ibeas)

Etiquetas: ,

3 comentarios:

Blogger Darabuc ha dicho...

Sherlock el implacable, resquebrajado por una vez; y Watson, ¿celoso? Con el personaje ya creado, el inicio de un libro nuevo puede resultar mucho más difícil y acabar en una secuela de valor relativo; en este caso, a mi modo de ver, esa dificultad está muy bien resuelta.

6/2/07  
Blogger Purificación Ávila. ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10/2/07  
Blogger Purificación Ávila. ha dicho...

Siempre me gustó el perfil de los personajes de Sherlock y Watson. Lecturas que hice siendo todavía jovencita.

En esta novela se nos plantea un cambio en el carácter de ambos personajes. Muy interesante y digno de ser leída por éste motivo.

Estoy de acuerdo en que el inicio de cualquier libro no es objetivo. Pero al menos, nos tentarán para ser leídos. Aunque todo sea relativo, -y no venga al caso- cuando elegimos una lectura nos guiamos incluso por la portada y nos leemos la sinopsis.

¿Por qué no dejarnos llevar sólo por el comienzo? Siempre lo he hecho, antes de que surgiera esta idea del log Coleccionando principios. Y sigo haciéndolo en cualquier librería -aunque tampoco venga a cuento-.
"Escándalo en Bohemia" tiene los ingredientes necesarios para que servidora desee su lectura.Gracias.
Un saludo,
Puri.

10/2/07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal